Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Transportes estudia fijar una tasa de circulación para pagar la construcción de nuevas carreteras

El Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) estudia nuevas fórmulas para conseguir una financiación complementaria para las inversiones en infraestructuras (carreteras y autovías fundamentalmente), según el secretario general de Infraestructuras de ese ministerio, Emilio Pérez Touriño. Entre dichas fórmulas destaca la posible implantación ole una tasa de circulación de ámbito estatal. Pérez Touriño puso como ejemplo una tasa de 5.000 pesetas anuales para turismos y de 10.000 para camiones.

A cambio, la posibilidad de aprobar el pago de peaje por utilización de las nuevas autovías se considera, en estos momentos, prácticamente descartada. Emilio Pérez Touriño -en un encuentro con periodistas para explicar el grado de cumplimiento del primer plan de carreteras- recordó que la deuda con. el sector contructor sobre la obra en curso era, al final del pasado año, era de 70.000 millones de pesetas, un 16% del total a pagar. Al final de 1.992 será de unos 55.000 millones.Pérez Touriño no quiso concretar más sobre la posibilidad de establecer tasas por utilización de autovías. "Tan sólo son estudios previos que estamos diseñando y que tampoco sabemos si al final nos decidiremos por ello". Añadió que otra vía de financiación en estudio puede ser un recargo fiscal en el carburante.

Otra idea que maneja el Ministerio es la creación de un ente público que gestionaría estos ingresos y que podría efectuar operaciones financieras de deuda.

Las opciones de financiación extrapresupuestaria de las grandes obras están recogidas en el Plan Director de Infraestructuras 1993-2007 que elabora el departamento de Planificación del MOPT, y que será presentado, casi con seguridad, en septiembre. El plan, según el secretario general de Planificación del MOPT, José Alberto Zaragoza, no periodifica las inversiones y se limita a exponer el mapa de infraestructuras deseable en dos límites temporales, el año 2000 y el año 2007.

El mencionado Plan parte de una un hecho cierto: los presupuestos generales ni son ni serán suficientes para sufragar el esfuerzo inversor en infraestructuras que precisa el país. Asume también que será prácticamente imposible atraer a la iniciativa privada hacia la inversión en infraestructuras más allá de lo que viene siendo tradicional y que es, simplemente, la de prestar dinero al Estado a un interés razonable. Pese a todo, según José Alberto Zaragoza, el Plan no pierde de vista que los presupuestos generales continuarán siendo la parte fundamental de financiación de las grandes obras.

Olvido del peaje

En plena maduración del plan, parece totalmente descartado, según reconocen fuentes del MOPT, que se vaya a implantar el pago de peaje por circular por las autovías futuras. La complejidad jurídico fiscal de esa fórmula y el efecto que produce la simple mención de la palabra "peaje" en los usuarios, le ha restado fuerza.

Pérez Touriño señaló, asimismo, que el Plan de Carreteras se está ajustando a las previsiones y que para el final del presente año se van a licitar obras por valor de 360.000 millones de pesetas, de las cuales 140.000 millones se licitarán antes del 31 de julio próximo. De ello se adjudicará hasta el 30 de junio 73.000 millones y hasta 210.000 al final de este año. Para las autovías al finalizar este año se habrán licitado al 98% de las previstas.

Tras anunciar que al cierre de la M-40 en el Monte del Pardo se ha adjudicado a un consorcio entre Auxini y Ocisa por valor de 13.000 millones de pesetas, dijo que en los últimos tres años se han invertido en infraestructuras el 1,2% del PIB, por encima de la media de los países de la CE con un 0,7%. El mayor esfuerzo se hizo en el año 1990 con una obra contratada de 500.000 millones de pesetas. Durante este año se pondrán en servicio 1. 115 kilómetros de autovías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de junio de 1992

Más información

  • La deuda sobre las obras en curso es de 70.000 millones, un 16% del total