Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Indignación en Valladolid al conocer que el asesino de Olga tenía permiso penitenciario

El delegado del Gobierno en Castilla y León, Arsenio Lope Huerta, ha criticado que un hombre "frío y cruel" como Juan Manuel Valentín, presunto asesino de la niña de nueve años Olga Sangrador, pudiera gozar de un permiso penitenciario de la cárcel de Villanubla.

Juan Manuel Valentín, de 31 años, es el presunto asesino de Olga Sangrador Caballo, que de sapareció el día 25 de Villalón de Campos (Valladolid). Lope Huerta no se explica como un hombre de "esa calaña podía disfrutar de un generoso permiso carcelario". Valentín cumple condena por dos violaciones abuso sexual a menores y exhibicionismo y robo, y ahora gozaba del régimen abierto. El crimen lo cometió mientras disfrutaba un permiso de seis días.La dirección de la cárcel de Villanubla (Valladolid) hizo público ayer un comunicado en el que dice que Valentín fue clasificado en segundo grado, pero que el juez de Vigilancia Penitenciaria le concedió el tercero [puede salir de la cárcel y regresar por la noche] el 17 de diciembre de 1991, después de un recurso del preso, informa Efe. El titular de Vigilancia Penitenciaria en esa fecha era Ignacio Sánchez Yllera, actualmente técnico del Consejo General del Poder Judicial, en Madrid.

Dolor en Villalón

Olga fue enterrada a las 18.30 de ayer en su pueblo en un ambiente de dolor y crispación. Unas 3.000 personas, que corearon gritos de "justicia, justicia" y a favor de la pena de muerte, acompañaron el cadáver hasta el cementerio. Tras el funeral, oficiado por el arzobispo de Valladolid, José Delicado Baeza, los familiares de la niña anunciaron acciones legales contra el juez que concedió el permiso.

El cadáver de Olga fue hallado a las 23.00 del sábado en un pinar situado a 70 kilómetros de Villalón y a 15 de Valladolid. El cuerpo estaba enterrado bajo una delgada capa de arena. El detenido condujo a las fuerzas de seguridad hasta el lugar donde estaba el cadáver.

Manuel García Castellón, titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Valladolid, levantó el cadáver en presencia del presunto asesino, que fue identificado por vecinos de Villalón en una rueda de reconocimiento efectuada en un bar y en secreto para evitar que los vecinos intentaran un linchamiento.

Según Lope Huerta,. "la pista que llevó hasta el asesino fue el vehículo todoterreno que utilizó para llegar a Villalón". Un coche matriculado a nombre de un hijo de 11 años de Valentín y que fue con el que el presunto homicida raptó a Olga.

El cadáver no presentaba excesivos signos de violencia, pero sí se apreciaba un fuerte golpe en la parte occipital de la cabeza. Al parecer, según Lope Huerta, "en el vehículo de Valentín había rastros de cabellos, tierra y barro", y se tiene la certeza de que el asesino primero intentó ahogarla y luego le golpeó la cabeza con una barra de hierro. Según la autopsia, el cadáver de la niña podría presentar signos de violación, y aunque el detenido se confesó autor de la muerte de Olga, negó el abuso sexual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de junio de 1992

Más información

  • 3.000 personas gritan "justicia" en el entierro