Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA DE LOS BALCANES

Austria, saturada de refugiados

Con la sola excepción de Eslovenia y Croacia, repúblicas de la antigua Yugoslavia, Austria es el único país europeo que mantiene abiertas sus fronteras para refugiados de la guerra de Bosnia-Herzegovina.Según el portavoz del Ministerio del Interior en Viena, Walter Kratzer, hay 42.000 personas que escaparon de Bosnia repartidas en todo el territorio nacional, y sólo queda lugar para alrededor de 2.000 más, cifra que será alcanzada en los próximos días. "Si otros países europeos no flexibilizan su política de asilo, Austria tendrá que restringir el ingreso de refugiados, porque ya estamos por encima de la capacidad posible", aseguró Walter Kratzer.

Según el Ministerio del Interior austriaco, en las últimas dos semanas los alemanes han rechazado en sus puestos fronterizos a 2.700 mujeres, niños y ancianos procedentes de Bosnia. Estos refugiados tuvieron que pasar la noche en instalaciones sanitarias de la frontera antes de ser incorporados a los campos de acogida instalados en la ciudad austriaca de Salzburgo.

Hungría, por otro lado, no tiene más capacidad para recibir refugiados. Alemania, Suiza y los países del Benelux exigen visado a todos los ciudadanos de la antigua Yugoslavia.

El Gobierno de Eslovenia hizo desde Litibliana un llamamiento a la comunidad internacional solicitando ayuda, ya que la nueva y pequeña república independiente eslovena (con dos millones de habitantes) mantiene desde hace un año a 62.000 refugiados, mientras crecen allí los problemas económicos, y el paro alcanza a un 13%.

Los refugiados que hoy malviven en Austria se hallan alojados en instalaciones deportivas, parroquias y cuarteles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de junio de 1992