Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos fuertes terremotos siembran el pánico en el sur de California

El sur de California sufrió dos fuertes terremotos en la madrugada de ayer, uno de ellos el más grande de los vividos por EE UU en los últimos 40 años, matando a un niño e hiriendo al menos a 100 personas, además de originar desprendimientos de tierra y derrumbamiento de edificios en remotas comunidades del desierto californiano. El primer temblor se produjo en la localidad de Joshua Tree y alcanzó una magnitud de 7,4 en la escala de Richter. El segundo, tres horas después, en la zona de Big Bear Lake, al oeste de Joshua Tree, con una magnitud de 7 en la misma escala.

El primer terremoto hizo temblar a los altos edificios de Los Ángeles y sus efectos se hicieron sentir también en todo el sur del Estado californiano; en Las Vegas (Nevada), a 320 kilómetros de Los Ángeles -las luces de los casinos de la ciudad se apagaron y encendieron-, y en el Estado de Arizona.En Los Ángeles, los coches que circulaban en el momento del seísmo (a las 5 de la madrugada, 14.00 horas en España) sintieron las violentas vibraciones y fueron lanzados hacia atrás y hacia adelante. Las fuerzas de la policía salieron- inmediatamente a la calle para socorrer a posibles afectados y evaluar los daños.

Algunas emisoras de radio resultaron afectadas y dejaron de emitir. Hubo, asimismo, cortes de fluido eléctrico y escapes de agua y de gas en algunas áreas.

Un portavoz del centro médico en Joshua Tree, población de 25.000 habitantes, informó que unas 50 personas resultaron heridas, aunque se esperaba recibir a muchas más, víctimas. Un hotel en Disneylandia tuvo que ser evacuado poco después del temblor porque la dirección quiso revisar el daño causado en la estructura del edificio.

Shirléy Le Cornu, vecina de Joshua Tree, dijo: "Fue como si un tren pasase por debajo de nuestra casa, y nos arrojamos de nuestras camas para salvar la vida". Añadió que aparecieron agujeros y enormes grietas en algunas calles de la localidad.

Muchos edificios fueron afectados en la región de Yucca Valley, en donde está situada Joshua Tree. La policía de la ciudad informó de la muerte de un niño, que pereció aplastado al derrumbarse una chimenea.

Tres horas después del primer temblor se produjo un segundo seísmo en la zona de Big Bear Lake, al oeste de Joshua Tree. El epicentro fue localizado más cerca de la falla de San Andrés, la principal causante de las sacudidas que afectan periódicamente a California.

Los habitantes de los tres Estados afectados dijeron que lo más terrible de los temblores fue lo que duraron y el hecho de que mucha gente los sintiera durante 30 segundos.

Muchos californianos estuvieron durante horas sin poder aliviar la tensión por las sacudidas sucesivas que siguieron al primer temblor.

El último terremoto en la zona fue el de San Francisco en octubre de 1989, que causó más de 70 muertos y miles de millones de daños materiales. La mayor parte de las víctimas pereció al precipitarse un paso elevado de una de las autopistas de acceso a la ciudad sobre los automovilistas que regresaban de sus trabajos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de junio de 1992

Más información

  • Nevada y Arizona sintieron los seísmos