Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las municipales chilenas se convierten en una prueba para el presidente Aylwin

Cerca de ocho millones de chilenos podían votar ayer en la primera elección municipal después de la dictadura militar, que permitirá llevar la democracia al poder local y medir el respaldo a los partidos, cuando el Gobierno del presidente Patricio Aylwin ya pasó la mitad de su mandato de cuatro años. Todas las encuestas previas anticipaban un holgado triunfo de la coalición gobernante de centro-izquierda y, dentro de ella, a la Democracia Cristiana.

La jornada transcurrió ayer sin incidentes y los recintos de votación fueron custodiados por 70.000 soldados y policías en todo el país. Al concurrir a votar, Aylwin calificó la elección como "un paso importante" para el tránsito a una democracia participativa.Precedida por una campaña tranquila, que no entusiasmó, los comicios carecieron del dramatismo del plebiscito en que Pinochet fue derrotado, en 1988, y de la elección en que triunfó Aylwin, en 1989. Existía preocupación por el porcentaje de abstención.

La democratización de los municipios, una de las tareas pendientes de la transición de Chile, se retrasó dos años desde el comienzo del Gobierno de Aylwin. Hasta la elección, la gran mayoría de los 334 municipios de Chile seguía con alcaldes designados por la dictadura.

La derecha retrasó cuanto pudo en el Parlamento la fecha de la elección, a 1:3 espera de que las urnas reflejaran el desgaste del Gobierno. Sin embargo, las encuestas indicaban lo contrario y auguraban un retroceso de la oposición de derecha muy ligada al régimen anterior, y una reducida votación de la oposición de izquierda, que encabeza el Partido Comunista.

En la coalición gobernante, que espera mantener una votación del 50%, el resultado tiene la importancia de ser una virtual primaria para determinar el candidato presidencial del próximo año. Ayer también medían fuerzas dentro de la coalición, la Democracia Cristiana, que esperaba obtener sobre un 30%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de junio de 1992