Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Vaticano y monarquía

Soy un asiduo lector de su periódico. Hoy, 16 de junio, leo en la primera página: "El cardenal Ratzinger afirma que la Iglesia católica es vertical y monárquica".Me sorprende, a primera vista, que el teólogo Ratzinger confunda "vertical" con "monárquica". Acudo, pues, a la página 28 para dar respuesta a mi sorpresa. Y leo en ella: "Ratzinger reafirma el carácter vertical y monárquico de la Iglesia (Peru Egurbide, Roma). La Iglesia católica no nace de la base como algunos sostienen erróneamente, ni puede ser concebida como una suma o federación de iglesias particulares. Es, en cambio, una estructura esencialmente vertical, en terminología del cardenal Joseph Ratzinger -o monárquica, en términos de la sociedad civil- y 'no por un principio organizativo externo, de tipo jurídico' -histórico, en definitiva-, sino 'por su propia esencia teológica".

Es decir, que no es Ratzinger quien equipara vertical con monárquica, sino que lo que es vertical en la terminología de Ratzinger se llama monárquica en términos de la sociedad civil. Y lo que EL PAÍS o Peru Egurbide se sacan de su manga o de los presuntos "términos de la sociedad civil", se lo endilgan al cardenal Ratzinger.

¿Sorpresa, de que EL PAÍS o en EL PAÍS se confunda la velocidad con el tocino cuando se habla de la Iglesia católica o de algunos de sus representantes? Ninguna para mí, desgraciadamente, por lo que estoy acostumbrado a leer. ¿De pena o de vergüenza tal confusión? Lo juzgará el lector, viendo que más que de una confusión parece tratarse de meter gato por liebre, Que parece tratarse, en definitiva, de "confundir a alguien o algo que pertenece a la Iglesia católica". De "confundir", en una palabra, "al lector".-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de junio de 1992