Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos décadas de 'exilio verbal'

Leonardo Boff, sacerdote franciscano y profesor de Teología Dogmática, nació en Brasil el 14 de diciembre de 1938. Durante años ha ocupado buena parte de la actualidad eclesiástica por ser uno de los principales teóricos de la teología de la liberación.

La primera carta oficial de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe la recibió el 19 de mayo de 1975 a propósito de los libros' Jesucristo liberador y La resurrección de Cristo y la nuestra en la muerte. Desde entonces Roma ha vigilado ininterrumpidamente la fecunda producción teológica del franciscano, sobre todo desde la llegada a la presidencia del tribunal romano del cardenal alemán y teólogo Joseph Ratzinger.

El 7 de septiembre de 1984 tuvo que comparecer ante dicho tribunal, acusado de sostener errores graves en materia de fe en su libro Iglesia, poder y carisma. Meses después, el Vaticano emitió una sentencia negativa contra dicha obra, donde se le acusaba de "poner en peligro la sana doctrina de la fe", de "mundanizar la jerarquía" y de "aparecer como subversivo de la realidad religiosa". La condena no estuvo entonces acompañada de medidas disciplinarias, pero Boff siguió actuando y escribiendo, y siguió creciendo su popularidad, cosa que no gustó al ex, Santo Oficio. El 8 de mayo de 1985, el Vaticano le condenó a un año de "silencio voluntario" durante el cual no podía desempeñar sus actividades de conferenciante y escritor. El Vaticano le levantó la sanción un. mes antes de lo previsto.

En mayo de 1986 publicó Y la Iglesia se hace pueblo, elaborado durante los 11 meses de su exilio verbal. Esta obra suscitó fuertes controversias y agudizó las diferencias entre el Vaticano y la teología de la liberación. Tres años después, en 1989, volvió a ser amonestado por Roma por su libro El camino de la Iglesia publicado en 1980, del que en 1988 había salido la tercera edición en la ciudad brasileña de Sao Paulo. La acusación más importante que Roma atribuía a Boff era que con su teología de los oprimidos apoyaba al marxismo.

Leonardo Boff fue destituido en mayo de 1991 como redactor jefe de la revista católica Voces "para evitar un enfrentamiento con el Vaticano". El despido fue ordenado por el superior de los franciscanos. Días después el teólogo brasileño decidió apartarse por un año de su cátedra universitaria del Instituto de Teología de Petrépolis, por discrepancias con el cardenal Ratzinger, para dedicarse a escribir sobre religión y ciencias sociales. Su decisión de renunciar al sacerdocio pone fin a casi dos décadas de exilio verbal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de junio de 1992