Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FIN DE SEMANA

Verano a dos grados bajo cero

Doce meses de esquí en el parque de nieve Madrid Xanadú

Máquinas quitanieves, 'snowboarders', luces estroboscópicas y música 'dance'. La mayor pista de esquí cubierta de Europa y más de 200 tiendas en un gran centro de ocio en la carretera de Extremadura.

Carretera de Extremadura, kilómetro 22. Fecha: junio de 2004. Un vehículo de orugas con los faros encendidos se abre paso entre la nieve, que cae en gruesos copos. ¿Los albores de una nueva glaciación? ¿Una alucinación provocada por el incipiente calor?

Pues no. Aunque los termómetros marquen dos grados bajo cero y el suelo esté cubierto por más de un metro de nieve, seguimos en la comunidad de Madrid, el sol cae a plomo y dentro de una semana comenzará oficialmente el verano.

La solución al misterio está en unos versos del poeta británico Samuel Taylor Coleridge: "En Xanadú, Kublai Khan / mandó construir un fabuloso palacio de recreo / donde Alph, el río sagrado, / corría por inmensas cavernas de hielo/ hacia un mar sin sol". Aunque Arroyomolinos, un municipio madrileño a unos 20 kilómetros al suroeste de la capital, queda un poco lejos de la mítica ciudad mongola donde, según Marco Polo, tenían cabida todos los placeres, también cuenta con un palacio de hielo y cristal -Madrid Xanadú- capaz de satisfacer casi todos los apetitos del ocio y las compras.

Desde su apertura, en mayo del año pasado, cerca de un millón de personas -de ellos, casi la mitad esquiadores- ha visitado este enorme centro comercial y de ocio. En una superficie de 134.000 metros cuadrados, hay más de 220 tiendas de marcas como Zara, Benetton, Billabong, C&A, Mango, Pepe Jeans, Caramelo y Adolfo Domínguez; 15 salas de cine, parque infantil y guardería, un circuito de karts, bolera-discoteca, y más de 30 restaurantes. Sin embargo, el principal reclamo de Xanadú es su parque de nieve, una pista cubierta de 23.000 metros cuadrados, de los que 18.000 constituyen la zona esquiable, abierta de 10.00 a 23.00 a diario y los fines de semana hasta las 2.00, a un precio de 10 euros la hora (14 euros los fines de semana; 8 y 12 euros los niños); hasta el 30 de junio, el pase bono-ocio permite combinar el esquí o los karts con una cena y una copa por 20 euros. La pista principal, para esquiadores con alguna experiencia, tiene una longitud de 250 metros y una anchura de 80 metros en su cota más baja, con un desnivel de 25 grados. Varios montículos y pendientes que se cambian de posición cada cierto tiempo, y más de 100 árboles, ayudan a crear la ilusión de un paisaje alpino.

Acrobacias

Además de ésta, el parque de nieve dispone de una rampa más pequeña para niños y principiantes, un snowpark, donde se pueden practicar saltos y acrobacias con la tabla, y un tobogán para deslizarse por la nieve sobre flotadores hinchables. Un telesilla, dos telesquís y una cinta transportadora permiten acceder a las diferentes cotas del recinto, donde también existe una escuela de esquí que organiza cursillos y clases sueltas de todos los niveles para niños y adultos; un programa de ocho horas, por ejemplo, cuesta 210 euros, incluido el equipo. Éste se puede llevar de casa o alquilar allí mismo por 12 euros en total (esquís o tabla, botas, chaqueta y pantalón); cada elemento suelto cuesta cuatro euros. El après-ski también tiene aquí su espacio: dos restaurantes y un bar alpino a pie de pista; las noches de los fines de semana, el recinto se transforma en una especie de discoteca donde es posible esquiar entre luces de colores y con música dance sonando a todo volumen.

- Madrid Xanadú (902 36 13 09; www.madridxanadu.com).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de junio de 2004