Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Navarro también se va a la NBA

El Barça rebaja los 10 millones de la cláusula de rescisión del escolta y pujará ahora por Rudy

Juan Carlos Navarro jugará la próxima temporada en la NBA. El Axa Barcelona, nueva denominación del equipo en el que el escolta, de 27 años y 1,91 metros, ha desarrollado su carrera profesional desde 1997, vio ayer rebajada sustancialmente la cláusula de rescisión de su contrato, que concluía en 2009 y que era de diez millones de euros. Joan Laporta, el presidente azulgrana, le había prometido que, una vez concluida la temporada, no le cerraría la puerta a su sueño de competir en la NBA, en la que ya actúan cuatro de los españoles con los que Navarro logró el título mundial con la selección española: Sergio Rodríguez (Portland Trail Blazers), Pau Gasol (Memphis Grizzlies) y José Manuel Calderón y Jorge Garbajosa (Toronto Raptors). Los derechos de Navarro pertenecen a los Wizards de Washington, que lo eligió en el puesto 40º del draft de 2002. Varios equipos se han interesado por sus servicios, entre otros los Heat de Miami.

Tras agradecer al club y especialmente a Laporta las facilidades que le han dado, Navarro se despide de la afición del Palau Blaugrana, de la que es el máximo ídolo. "Siempre me han demostrado su afecto. Eso no lo olvidaré nunca y siempre tendré una deuda con ellos", afirma en la web oficial del club azulgrana. "Siempre he pensado que podría jugar en la NBA y medirme con los mejores jugadores del mundo. Ahora intentaré hacer todas las bombas que pueda en cualquier pista de la NBA", añade.

Durante las diez temporadas que ha jugado en el Barcelona, Navarro ha logrado una media de 12,6 puntos por partido en la ACB y, en el último curso, se ha convertido en el primer jugador nacional que logra el galardón al máximo anotador del torneo desde que Alfredo Pérez lo consiguiera hace 34 años.

El Axa Barça intentará ahora fichar al escolta mundialista Rudy Fernández. Su contrato con el DKV Joventut concluye la próxima temporada e incluye una cláusula de rescisión de tres millones de euros si recala en otro club europeo y de 1,7 millones si es fichado por uno de la NBA. La intención de Rudy era irse de forma inmediata a la NBA siempre y cuando hubiera salido elegido entre los 10 primeros del draft celebrado el pasado 28 de junio en Nueva York. Dicha posibilidad se desvaneció porque el escolta mallorquín fue elegido en el número 24 por los Suns de Phoenix, que lo traspasó a los Blazers de Portland.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de julio de 2007