Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La situación de Marbella

"Una respuesta pragmática"

El director de la oficina del Plan General, José María Ruiz Povedano, ha tenido que recordar estos días las virtudes del documento impulsado por la Junta de Andalucía, tarea en la que ha encontrado apoyo de los concejales de la agrupación socialista marbellí. A pesar de que ellos también han presentado una veintena de alegaciones puntuales al documento, continúan defendiéndolo. "El plan está hecho para responder a los problemas, no para crearlos", sentencia Ruiz Povedano. "Con el planeamiento se da una respuesta pragmática y legal a las 18.000 viviendas en situación irregular. Todas se legalizan", explica. "Sólo queda una minoría, un 5% que son incompatibles con el modelo de ciudad ideado para Marbella".

De esas 700 viviendas incompatibles, 350 están habitadas. Esa incompatibilidad es la forma que tiene la Consejería de Obras Públicas de decir que tendrán que ser demolidas, aunque siempre se deja la última palabra en manos de los tribunales. "Son sólo tres promociones, y se ha tomado esta decisión porque afectan a la calidad de la costa de Marbella, ya que ocupan superficies con riesgo de inundabilidad o están en zonas en las que se han previsto obras y proyectos que se deben afrontar para mejorar la ciudad", comenta el representante de la Junta.

Los concejales socialistas han insistido mucho en la necesidad de las compensaciones exigidas como requisito para legalizar las viviendas. Con ellas la ciudad recuperará las zonas verdes y de equipamiento escatimadas durante los gobiernos del Grupo Independiente Liberal (GIL). "No olvidemos que todo esto redundará en beneficio de todos los ciudadanos", dice Francisco Zori, viceportavoz de la agrupación marbellí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 2007