Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La droga es la mayor preocupación de los padres de adolescentes

Los andaluces lamentan el consumismo y la actitud caprichosa de los niños

Según un estudio elaborado por la Junta, el consumo de drogas es la principal preocupación de los padres andaluces sobre sus hijos adolescentes. Le sigue, a gran distancia el uso de otra droga más aceptada: el alcohol. Estas preocupaciones bajan respecto a la infancia. En esta etapa, los padres lamentan el consumismo, la actitud caprichosa de los niños y la falta de atención y cariño que reciben debido a sus obligaciones laborales.

Estas conclusiones son las principales del estudio Preocupaciones sociales sobre la infancia y la adolescencia, que presentó ayer en Sevilla el Centro de Estudios Andaluces, dependiente de la Consejería de la Presidencia, en un seminario sobre los problemas de la infancia.

Al 44% de padres andaluces le preocupa que sus hijos adolescentes consuman drogas. Al 18%, que beban alcohol. Estos porcentajes son sensiblemente superiores a las medias nacionales, situadas en el 40% y 17%, respectivamente.

El futuro laboral de los adolescentes preocupa al 15% de los padres y al 7,4%, la excesiva libertad de que gozan los jóvenes de esta edad. Los caprichos que tienen los chicos y la poca comunicación entre padres e hijos son otras preocupaciones.

Los problemas percibidos por los padres varían cuando sus hijos son más pequeños. La principal preocupación para un 12,7% de los encuestados es que sus hijos son muy caprichosos porque tienen de todo. El 11,5% señala la falta de atención y cariño de los pequeños como el problema que más le inquieta. "A los padres andaluces lo que más les preocupa sobre los niños es la falta de atención y cariño que les prestan, sobre todo por la carga de trabajo a la que están sometidos. Argumentan que este déficit de atención favorece que los niños se conviertan en consumidores soberanos y caprichosos", afirma este informe.

Le sigue el consumo de drogas, con un 10,2%; demasiado tiempo ante la televisión o los videojuegos, 7,9%; poca comunicación entre padres e hijos, 6,7%; la excesiva libertad, 5,1%; y la soledad y el aislamiento, 3,7%.

Del estudio sobre la infancia y la adolescencia también se desprende la existencia de una brecha entre los padres de ideología de izquierdas y los de derechas. Los primeros centran sus esfuerzos en educar a los más pequeños en edad infantil, mientras que los de derecha prefieren hacerlo sobre los adolescentes porque advierten una mayor "falta de civismo" en esa edad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 2007