Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Acosada por su atracador

Detenido un joven que amenazó a una mujer tras robarle

Mari Carmen ha sido la protagonista involuntaria de una historia que es, como poco, inquietante. La mujer, casada y con hijos, ha vivido los últimos días con el corazón en un puño por las amenazas de un individuo al que no había visto en su vida y que, por alguna razón, se encaprichó con ella. A medio camino entre el thriller norteamericano y la comedia romántica de mal gusto, la pesadilla de Mari Carmen llegó a su fin el lunes, cuando el Cuerpo Nacional de Policía logró detener al sospechoso, Javier S. J., de 23 años.

Todo empezó una semana antes, el lunes 8 de octubre. Mari Carmen iba a recoger su coche, aparcado en una calle cercana a la plaza de España de Barcelona, cuando fue sorprendida por un individuo. A empujones y con una actitud muy agresiva, el joven la obligó a tomar asiento y le exigió que le entregara el bolso. La mujer, de mediana edad, apenas pudo oponer resistencia, porque el asaltante amenazó con violarla allí mismo.

Aunque aún había luz en la calle y el centro de coordinación policial está a escasos metros de allí, la escena se desarrolló tan deprisa que ni la Guardia Urbana ni los Mossos d'Esquadra tuvieron tiempo para reaccionar. Mari Carmen se llevó un buen susto, pero no resultó herida. La cosa habría quedado así -como un robo con violencia al uso- de no ser porque Javier quiso llevarlo más allá.

Cita en Gavà

El presunto delincuente localizó, entre los documentos robados, el número de teléfono de Mari Carmen y su dirección postal. Envalentonado, la llamó a casa. Y lo que dijo descolocó a la víctima: quería que ambos tuviesen un encuentro en algún lugar de Barcelona. La mujer sólo pudo preguntar por qué y ahí vino la sorpresa: se había enamorado. Javier se sentía tan atraído por Mari Carmen que tenía que acostarse con ella a toda costa. Y si no accedía a sus peticiones, Javier -que conocía la situación familiar de la mujer por los documentos- estaba dispuesto a atacar a sus hijos.

Desconcertada, Mari Carmen presentó una denuncia en la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Viladecans, donde vive. Estaba dispuesta a colaborar para capturar al intruso que había entrado en su vida sin permiso, de modo que la policía le propuso concertar una cita con el presunto delincuente. Ambos quedaron en encontrarse el lunes. Javier accedió sin pensárselo y acordó que la cita sería cerca de la estación de tren de Gavà.

Sin darse cuenta, el joven había caído en su propia trampa. Cuando se encontró frente a frente con Mari Carmen, agentes del grupo de homicidios de Barcelona y de la comisaría de Viladecans aparecieron de golpe y le detuvieron. Los investigadores están sorprendidos del caso porque Javier carecía de antecedentes policiales. Ahora está acusado de un delito de robo con violencia y otro contra la libertad sexual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 2007