Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
PARA EMPEZAR

La seguridad en Windows Vista

LA PRIMERA VEZ

Si ha comprado últimamente un ordenador y ha optado por el sistema operativo de Microsoft, tendrá el nuevo Windows Vista, muy parecido a su predecesor Windows XP, pero notará muchos cambios, en especial todo lo referente a los sistemas de seguridad, el gran caballo de batalla de la empresa de Redmond. Como ya venía ocurriendo en sus anteriores sistemas, la primera norma de seguridad, cuando se inicia por primera vez el ordenador, es la de crear un usuario y, sobre todo, ponerle una contraseña segura a esta cuenta. Se le da el rango de administrador y, a partir de ahí, cada vez que arranque el sistema le aparecerá el nombre y le pedirá la contraseña para poder continuar. Hasta aquí todo normal, los privilegios de administrador le dan acceso a todo, incluso a crear otras cuentas, del mismo o de distinto rango, limitando a su discreción las posibilidades de las mismas.

Una de las novedades con las que se encuentra quien usa el nuevo Windows Vista son las continuas ventanas de seguridad. Aparecen cada vez que se quiere instalar alguna aplicación nueva o tocar alguna parte importante del sistema

VENTANAS DE SEGURIDAD

De esta forma, si alguien que no sea administrador, está trabajando en el ordenador, sólo podrá acceder a su perfil personal y a aquellos programas y archivos para los que ha sido expresamente autorizado por el administrador. Si intenta hacer otra cosa, le aparecerá una ventana que le informa de sus limitaciones y de que se ponga en contacto con el administrador para poder hacer cambios. Por su parte, los administradores, los que tienen los máximos privilegios, pueden ver todos los perfiles existentes y acceder y hacer todos los cambios que deseen en cualquier archivo. No obstante, en Windows Vista, de las advertencias de seguridad no se libra nadie, ni siquiera estos usuarios. Cada vez que se intenta realizar alguna acción que entrañe un mínimo riesgo para el sistema operativo, como abrir algunas aplicaciones, descargar e instalar programas nuevos, etcétera, aparece una molesta y contundente ventana de seguridad de Windows Vista que bloquea todo lo que se está haciendo, oscurece la pantalla y no deja hacer nada hasta que se acepta o no la acción solicitada. Esto, siendo administrador, no ocurría en los sistemas anteriores. Pero todo tiene remedio, si lo desea, hay un sistema de evitar que esta ventana aparezca.

SEGURIDAD LOCAL

A través de las nuevas directivas de seguridad de Vista se pueden habilitar o deshabilitar muchas de las opciones de seguridad, entre otras la de esta ventana. Para hacerlo hay que ir al menú Inicio, Todos los programas, Herraminetas administrativas, Directiva de seguridad local. Se abrirá precisamente una ventana de seguridad, como las que acabamos de comentar, que solicita permiso expreso para abrir la directiva. Una vez aceptada, en la nueva pantalla, seleccione en la parte izquierda Directivas locales, y dentro de ellas Opciones de seguridad. Ahora desplácese por la lista de la derecha hasta encontrar la que dice: Control de cuentas de usuario: ejecutar todos los administradores en Modo aprobación de administrador. Verá que la configuración que tiene por defecto es la de Habilitada. Haga clic con el botón derecho encima y seleccione Propiedades. Ahora podrá cambiar las opciones a Deshabilitada dejando marcado el circulito correspondiente. Si quiere leer una Explicación detallada, abra la lengüeta correspondiente antes de Aceptar. A partir de ese momento ya no aparecerán más las ventanas de seguridad.

EL ADMINISTRADOR

Como ya se ha visto, al iniciar por primera vez Vista, se solicita crear una cuenta de usuario a la que se le otorga el rango de administrador. Pero ocurre que esta cuenta de usuario, con el nombre que se le haya querido poner, aunque tenga el rango de administrador, no es realmente la auténtica cuenta de administrador. Ésta queda oculta siempre en Windows Vista. En Windows XP se podía acceder a ella al iniciar el sistema si se hacía la combinación de teclas Ctrl + Alt y simultáneamente se hacía doble clic en Supr. Ahora no ocurre así. Hay que indicarlo expresamente y aparecerá como un usuario más al principio, junto con todos los que se han creado. La forma de hacerlo es similar al proceso anterior. Hay que ir al menú Inicio, Todos los programas, Herraminetas administrativas, Directiva de seguridad local. En Directivas locales hay que buscar la que dice: Cuentas: estado de la cuenta de administrador. Verá que por defecto viene Deshabilitada. Basta con hacer doble clic encima y cambiarla por Habilitada. Entre otras características, ésta es la cuenta que tendrá que usar si alguna vez arranca el ordenador en modo A prueba de fallos, independientemente de como esté, tanto habilitada como no, será la cuenta que utilice el sistema.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 2007