Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
TELEFONÍA

El móvil del inmigrante

El móvil es, en muchos casos, el primer aparato que un extranjero adquiere al llegar a España - El inmigrante se gasta en telefonear el 40% más que el autóctono - El 93,5% de los empadronados poseen un móvil

La inmigración es en España el mercado emergente más importante. Lo dice Paloma Vegas, responsable del sector en la operadora Orange. Pero podría ser de cualquiera de las operadoras españolas de telefonía móvil. Todas ellas afinan la mercadotecnia para captar a este público creciente y competir con los bajos precios de los locutorios. En España viven alrededor de cinco millones de inmigrantes. El teléfono móvil es, en muchos casos, el primer aparato que adquiere un inmigrante al llegar a España, según la plataforma Etnia Comunicación. "Lo primero que hice al bajar del avión fue comprarme un móvil", recuerda el boliviano Raúl. "Era de prepago y no hacía llamadas al extranjero porque me salía carísimo. Iba al locutorio". De eso hace más de cinco años.

El 93,5% de los inmigrantes empadronados poseen un móvil, mientras que sólo el 34% tiene teléfono fijo. Las personas procedentes de Europa del Este son las que hacen un mayor uso, seguidos de magrebíes y latinoamericanos. La preferencia inicial es un teléfono de prepago porque no requiere facilitar los datos personales ni la cuenta bancaria. Sin embargo, una nueva normativa obligará muy pronto a las compañías a registrar los datos de los abonados al prepago, hasta ahora anónimos. Bueno, no siempre. Una práctica común de Orange y Telefónica Móviles es ofrecer seis euros de recarga para aquellos clientes de prepago que ofrezcan sus datos. Lograr la máxima información de esta clientela es clave para personalizar después los servicios y las tarifas.

El inmigrante se gasta en el móvil de media casi el 40% más de lo que invierte un español, según calculan las operadoras. "Los ingresos medios que generan son muy superiores a los que proporciona un cliente autóctono", afirma Vegas. El consumo inició su ascenso a partir de 2004, apuntan en Orange.

Sin embargo, pese a la reducción de tarifas realizada por las operadoras, existe todavía un enemigo difícil de batir, el locutorio. "El locutorio tiene un componente emocional, se establece un entorno de amistad, pero a medida que se integran y se ofertan tarifas internacionales más interesantes, ya pueden elegir entre locutorio, tarjeta o prepago", explica Vegas.

Pío es cubano, vive en Barcelona y se queja de que las tarifas para llamar a Cuba son "escandalosamente altas". "En los locutorios ofrecen mejores condiciones, sabes lo que consumes y lo controlas", afirma. La cadena The Phone House, propietaria de Happy Móvil, calcula que el mercado de llamadas internacionales mueve en este país alrededor de 500 millones de euros al año.

Vodafone fue pionero con un producto específico lanzado en marzo de 2003 con el nombre de Mi País, para hablar con móviles y fijos del país de origen del inmigrante. "También fuimos pioneros en lanzar tres anuncios de televisión específicos", afirma Miguel Ángel Vizcaíno, responsable de la oferta del segmento inmigrante de Vodafone.

Vizcaíno apunta que este cliente busca móviles de gama alta, con cámara de fotografiar y conexión a Internet. El 70% de los clientes inmigrantes de Vodafone son de prepago. Sobre todo la operadora británica tiene éxito con las personas procedentes de Europa del Este y del Magreb, mientras que Telefónica Móviles tiene un gran dominio de Latinoamérica por su presencia local en estos países. Dos de los 22 millones de clientes de Movistar son inmigrantes.

Hace más de dos años que Telefónica Móviles creó una dirección de mercadotecnia dirigida a este público. "Es un gran mercado, son buenos clientes con respecto a uso y el teléfono móvil es su principal medio de comunicación", explica Carlos de Torres, director de mercadotecnia del segmento residencial de Telefónica Móviles.

Torres asegura que el movimiento hacia el contrato es natural a medida que pasan los años residiendo en España. "El gancho de nuestro producto es ofrecer tarifas de llamadas internacionales muy baratas dependiendo del destino, de la hora de la llamada...", explica Torres. "Hay llamadas internacionales en el locutorio desde cinco céntimos y también llamadas internacionales desde el móvil a nueve céntimos si es un teléfono de la misma operadora". La Navidad será una buena época para comprobar si las operadoras reducen de nuevo sus tarifas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 2007