Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El capitán del 'Odyssey Explorer' deberá presentarse ante el juez cada 15 días

El capitán del barco cazatesoros Odyssey Explorer, Sterling Vorus, quedó ayer en libertad tras prestar declaración ante miembros de la Unidad Central de Operaciones de la Guardia Civil y ante el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Algeciras (Cádiz). El juez decretó que Vorus deberá personarse en dependencias judiciales cada 15 días.

Horas antes de su puesta en libertad, el juez desestimó un hábeas corpus [derecho del detenido a ser oído por el juez] solicitado por el abogado de la compañía Odyssey, José Luis Goñi, por considerar que la detención llevada a cabo a última hora de la tarde del pasado martes por parte de agentes de la Guardia Civil había sido ilegal. Una fragata de la Armada española y una patrullera de la Guardia Civil esperaron el martes a que el Odyssey Explorer abandonase Gibraltar y se introdujera en aguas españolas. Cuando ocurrió esto, la patrullera de la Guardia Civil invitó al barco cazatesoros a acompañarle a Algeciras.

El capitán Sterling Vorus pasó la noche en los calabozos de la Comandancia de la Guardia Civil de la localidad gaditana, acusado de cometer un presunto delito de desobediencia a la autoridad, al intentar impedir el registro del barco cazatesoros. En la mañana de ayer, el juez decretó su puesta en libertad sin cargos. Con todo, obligó al capitán a personarse en dependencias judiciales cada 15 días.

Segunda inspección

Mientras tanto, el barco cazatesoros de Odyssey, la compañía estadounidense puntera en la búsqueda de pecios [restos de una nave naufragada] submarinos, continúa amarrado a puerto, en la zona del dique norte de las instalaciones de Algeciras. A lo largo de la tarde de ayer, agentes del instituto armado volvieron a subir a bordo para realizar una segunda inspección en busca de pistas que pudiesen aclarar algo sobre la procedencia del tesoro de 500.000 monedas de oro y plata que el pasado 27 de mayo Odyssey dijo haber encontrado en un pecio hundido.

José Luis Goñi insistió en que "se está haciendo una tormenta en un vaso de agua porque Odyssey ha actuado siempre dentro de la legalidad, ya que el descubrimiento del tesoro se desarrolló en aguas internacionales, fuera de la jurisdicción de cualquier país".

"El Gobierno español no se puede sentir expoliado en ningún momento sólo por el mero hecho de que las monedas encontradas sean españolas porque, en la época a la que pertenecen, la moneda española era la que se usaba en todo el mundo", afirmó Goñi. El abogado de Odyssey añadió que "el barco zarpará en cuanto acabe el registro, porque no existe nada que lo impida". Goñi no descarta que el Odyssey Explorer se marche con su capitán a bordo, ya que las diligencias preliminares abiertas a raíz de su detención no se lo impiden.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 2007