Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'culebrón' de la Biblioteca Nacional se traslada a Argentina

El ladrón acudió al juez tras entregar su abogado a Interpol ocho de los 19 grabados sustraídos

César Ovilio Gómez Rivero, el ladrón de la Biblioteca Nacional de Madrid, entregó ayer a través de su abogado a la Interpol en Buenos Aires ocho de los 19 grabados sustraídos. [Gómez Rivero, según el letrado Fernando Soto, se presentó al juez federal Ariel Lijo, quien le retuvo el pasaporte y le ordenó acudir cada semana a su despacho, informa Efe. "Mi cliente está muy arrepentido", declaró el letrado, que añadió que Gómez Rivero no podrá ser extraditado a España. Soto manifestó que "si se pidiera su captura y extradición, no se daría la circunstancia para que el juez la conceda, ya que rige la aplicación de las leyes locales". Agregó que prefiere "mantener en secreto la fianza y el día de la semana en que deberá presentarse al magistrado" y que su cliente "tiene voluntad de colaborar con la Justicia".]

El letrado del delincuente intentó obtener la inmunidad para su cliente

"Estoy muy contenta. Creo que esto supone la luz al final del túnel", declaró la directora de la Biblioteca Nacional, Milagros del Corral tras conocer la entrega de los grabados.

Los mapamundi recuperados -según el subcomisario- fueron entregados al juez federal Lijo. Con él había intentado negociar el letrado Soto, que solicitó "inmunidad" para su cliente si devolvía los documentos. El magistrado no aceptó el trato.

Gómez Rivero, quien reside en Pilar, a 50 kilómetros de Buenos Aires, admite haber robado mapamundis incunables y otros grabados raros. Pero está "arrepentido porque involucró a gente que conocía y abusó de su confianza y amistad", siempre según su letrado. Eso fue lo que le llevó a devolverlos. A este hombre de 60 años, origen uruguayo y residente en Argentina, se le buscaba desde hace dos semanas, cuando la Guardia Civil cursó una orden de localización a través de la Interpol.

El revuelo se desató, a media mañana, tras unas declaraciones de la directora de la Biblioteca Nacional. Las agencias informativas difundieron la noticia de que Gómez Rivero se había entregado. Sin embargo, fuentes próximas a la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil lo desmintieron de plano.

Poco después, el ministro de Cultura, César Antonio Molina, matizaba durante una comparecencia en el Senado las palabras de Milagros del Corral. El ladrón no se ha entregado aún a la policía, dijo, pero tiene intención de hacerlo. Y agregó: "Estamos tratando de que se entregue. Si no, habrá que ir a buscarlo de otra manera", informa Pablo X. de Sandoval. El subcomisario argentino abundó en esa idea: "Podría ser detenido en las próximas horas". No obstante, fuentes policiales españolas aseguraron por la noche que "está en paradero desconocido".

Un grupo de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil viajará pasado mañana a Argentina, adonde se desplazará también una experta de la Biblioteca Nacional para analizar los documentos entregados por el letrado de Gómez Rivero a la Interpol.

La noticia del robo se conoció a finales de agosto, cuando se informó de la desaparición de dos mapamundis de una edición de la Cosmografía de Ptolomeo, sustraídos de la Sala Cervantes, accesible sólo para los investigadores. Después se supo que habían desaparecido más documentos.

Un valioso mapamundi, de una edición rara de la obra Geographiae, de Claudio Ptolomeo (siglo II después de Cristo), correspondiente a la edición de Roma de 1508, fue intervenido hace 10 días por el FBI. Estaba en manos de un coleccionista de Nueva York. Unos días antes fue localizado otro arrancado de una edición incunable (anterior al año 1500) de otro libro de Ptolomeo y que fue descubierto en un anticuario de Sidney (Australia).

Gómez Rivero logró colar en la Biblioteca Nacional un cúter (una cuchilla enfundada en un mango de plástico) con el que fue cortando las páginas de ediciones raras o incunables. Fue detectado por última vez el 21 de agosto en Montevideo (Uruguay). Con anterioridad residió en Buenos Aires.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 2007