Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la Vega compromete en Calp "todos los medios" contra los daños de la riada

La vicepresidenta inicia su visita a la zona con un encuentro con afectados

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró ayer en Calp que el ejecutivo central pondrá "todos los medios" para paliar la dureza a los afectados por la riada en Las Marinas. De la Vega inició su visita a los pueblos anegados con una reunión con vecinos en Calp. Esta mañana, recorrerá el resto de poblaciones, entre ellas El Verger y Beniarbeig. La número dos del Gobierno socialista llegó a Las Marinas en medio de la crítica al Consell por la influencia del urbanismo salvaje en la magnitud final de los daños provocados por la inundación.

Narbona insiste en atribuir al urbanismo salvaje la dimensión final de la inundación

El goteo de ministros socialistas que han visitado durante esta semana las zonas afectadas por las intensas lluvias en La Marina Alta continuó ayer con la presencia de la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega. La número dos del ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero visitó la zona anegada de Calp [la parte baja del pueblo, en el límite con el paseo marítimo, donde todavía se evacuan 3.000 metros cúbicos de agua a la hora] y a continuación se reunió con una decena de afectados que han perdido sus negocios, casas o vehículos.

De la Vega, antes de iniciar el recorrido, hizo una breve declaración institucional en la que aseguró que el Gobierno "pondrá todos los medios que estén a su alcance para que la dureza del temporal sea lo más corta posible". La vicepresidenta dejó para la comparencia prevista para hoy en Beniarbeig los detalles de los decretos de ayudas que el Consejo de Ministros aprobará el próximo viernes. "Quiero conocer, ver y oír de primera mano las consecuencias del temporal", dijo De la Vega para evitar hacer declaraciones.

La vicepresidenta fue recibida con aplausos por parte de las personas congregadas a la puerta del Ayuntamiento. Ésta respondió así las muestras de apoyo: "Quiero trasladar el apoyo, la solidaridad y el afecto del Gobierno con los afectados por estas lluvias". Tras la reunión con los vecinos, uno de los afectados explicó que en la reunión pidieron a De la Vega celeridad en las ayudas y medios para prevenir futuras riadas.

El PP hizo un amago por empañar la visita de De la Vega. El vicepresidente de la Diputación, Carlos Mazón, declaró que nadie les había convocado a la recepción inicial del Ayuntamiento. Fuentes de la Subdelegación del Gobierno y del Ayuntamiento confirmaron que la agenda se hizo pública para todos.

En paralelo a la visita de De la Vega a Calp, la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, insistió en la "urbanización intensiva" como agravante de los daños ocasionados por la riada. "Los efectos de las lluvias torrenciales son tanto más graves cuanto más territorio se ocupa con la urbanización intensiva. Es ahora cuando la gente está descubriendo que sus casas fueron construidas en zonas inundables", aseguró. Narbona rechazó las críticas del PP sobre su visita a China en plena riada y advirtió de "que existe una responsabilidad por parte de aquellos que autorizan el uso masivo del suelo".

Mientras, el presidente del Grupo Socialista en la Diputación de Alicante, Antonio Amorós, censuró ayer la iniciativa del titular de la patronal alicantina, Coepa, Modesto Crespo, por pedir que la ministra Narbona sea declarada persona non grata. Crespo hizo esta petición tras una reunión con el jefe del Consell, Francisco Camps. Amorós recomendó al empresario que "mantenga a Coepa como defensor del sector empresarial y no actúe como portavoz del PP".

Al debate político y social sobre los efectos del urbanismo salvaje en la inundación se sumó Ecologistas en Acción del País Valenciano. El grupo rechaza que la vegetación y supuesta suciedad de los cauces de los ríos sea la causa de la riada. "Ecologistas en Acción considera impresentable la actitud de los representantes públicos de dar por buena esta explicación y querer desviar sus responsabilidades por la construcción abusiva", dice una nota del colectivo.

Pese al alud de críticas a la ordenación del territorio valenciano, el Consell se mantuvo ayer firme en su apuesta. El consejero de Medio Ambiente, José Ramón García Antón, rechazó que en la Comunidad Valenciana "haya urbanismo salvaje". "Los daños de la riada se deben a las enormes lluvias registradas. El Gobierno central se ha vuelto a equivocar, y lo que debería hacer es estar aquí para ayudar a solucionar el problema", añadió. El consejero hizo estas manifestaciones durante la presentación del plan para rehabilitar 250 viviendas de El Verger y entre 250 y 400 de Els Poblets, destruidas por la riada. En el Verger, se demolerán 13 viviendas y sus propietarios recibirán otra a coste cero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 2007