Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los mayores se sienten 14 años más jóvenes que su edad real

La generación del baby boom se hace mayor y roza la tercera edad. Y las personas mayores de hoy no tienen nada que ver con las de hace unas pocas décadas. "Llevan diferentes tipos de vida, son un grupo heterogéneo cuyo denominador común sólo es su edad y que disponen de tiempo libre", explicó ayer la socióloga Irene Ramos, de la Universidad de Alicante, durante la presentación del libro El estilo de vida de los mayores y la publicidad que ha editado la obra social de la Caixa que otorgó a esta investigación el premio Rogeli Duocastella.

La profesora hizo 528 entrevistas personalizadas a personas mayores de 65 años de varias poblaciones alicantinas a las que preguntó todo tipo de cuestiones relacionadas con sus hábitos de consumo, costumbres preferencias y opiniones en general para poder determinar su estilo de vida. Una de las primeras conclusiones fue, precisamente, todo lo contrario, que "no tienen un estilo de vida concreto, es un grupo muy dispar al que la sociedad trata por igual". Ramos fijó seis estilos de vida diferentes: hogareños, pasivos, hedonistas, vitalistas, despreocupados y conservadores, que presentan diferentes pautas de comportamiento.

Pero la inmensa mayoría coincidía en un detalle: "No se sienten tan mayores como la edad que tienen", asegura la experta, que cifra en 14 años menos la edad que sienten los entrevistados a la que tienen en realidad. "El concepto de vejez cambia y el mercado, las empresas y los medios de comunicación deberán atender las nuevas demandas", advierte la socióloga que ahora se prepara para investigar cómo la publicidad está tímidamente abriéndose hacia ese mercado. "Ellos consumen en función de la edad que sienten, no la que tienen", añade Ramos.

Hábitos de consumo

El informe, cuya muestra de encuestas es bastante amplia y representativa según la autora, desvela que el 54% de las personas mayores de 54 años escuchan la radio a diario y lo hacen una meda de 2,7 horas diarias, aunque un 30% no lo hace nunca. El 98% ve la televisión, mayoritariamente por la tarde y noche. "Cuando no hay programas para ellos, pero es que seguramente no se sientan identificados con estos espacios porque se sienten más jóvenes", reflexiona.

Sus programas favoritos son los informativos y las películas, y por detrás están los programas del corazón, las series, los concursos y programas de cocina, bricolaje o documentales. El 70% admite que pasea habitualmente, luego un 68% confiesa que le gusta ir de comprar y un 51% lee con frecuencia. Las encuestas indican que un 32% frecuenta bares y un 23% acude a club o asociaciones concretas. Sólo un 6,9% va a conciertos y un 7% practica algún deporte.

Ramos presentó su investigación bajo el lema Más allá de la abuela de la fabada, que resume lo que son y lo que serán las futuras generaciones de personas mayores con capacidad de consumo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 2007