Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un centro con 6 años de retraso

El ambulatorio de La Malva-rosa de Valencia se presupuestó en 2001

"Por fin". Los vecinos del barrio valenciano de La Malva-rosa han estrenado este mes con seis años de retraso su centro de salud. La Generalitat lo presupuestó en las cuentas de 2001, y antes de la campaña de las elecciones autonómicas y municipales de 2003 colocó el cartel de "próxima construcción" en una parcela que luego desechó. Las obras no comenzaron hasta hace dos años. Y ayer, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y la alcaldesa de Valencia, inauguraron oficialmente las nuevas dependencias sanitarias. Para alivio de los usuarios, que en los últimos años han sido atendidos en barracones.

"Por fin los vecinos podemos ser atendidos con una mayor calidad cuando, por cuestiones de salud, debemos acudir al centro", destacó la asociación Amics i Veïns de la Malva, que advirtió, no obstante, de deficiencias en el edificio. Además de las "típicas de toda nueva construcción", como las goteras en el último piso, falta "una sala de curas" y, según los vecinos, no se ha aprovechado "la luz privilegiada" de la playa de La Malva-rosa y se mantienen cerrados los ventanales "a cal y canto".

El nuevo centro de salud, al que quedarán adscritas unos 17.500 ciudadanos, forma parte del complejo del hospital de La Malva-rosa. Aunque en principio la Generalitat pretendía construir un edificio en otro terreno, al final ha optado por remodelar antiguas dependencias y conservar la fachada protegida de sabor histórico. En 1999 aparecieron las primeras grietas en el inmueble y aunque las reparaciones se llegaron a presupuestar en 150.000 euros, al final la Consejería de Sanidad decidió instalar a médicos y pacientes en barracones. Ahora volverán a un edificio restaurado en el que el Consell ha invertido 4,4 millones de euros. El centro de salud contará con 53 profesionales repartidos en ocho áreas y dos unidades para la atención en medicina general, pediatría, enfermería y atención a la mujer. También se ofrecerá servicio de rehabilitación física, planificación familiar, trabajo social y odontología preventiva.

Camps, acompañado también por el consejero Manuel Cervera, aseguró que la Comunidad Valenciana es la que "más dinero destina a la salud" y destacó el "enorme esfuerzo" de su gobierno en "mejorar todos los días". Barberá expresó su "alegría" por la reapertura del edificio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 2007