Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide el archivo de la muerte en Nuevo Centro de dos operarios

El fiscal pide el archivo de las diligencias por la muerte el 11 de octubre de 2005 de dos operarios en el sótano del centro comercial Nuevo Centro de Valencia a consecuencia de los gases tóxicos inhalados al actuar en una fosa séptica sin la debida protección. El fiscal del caso, responsable de la sección de riesgos laborales, entiende que no se puede determinar un autor de un hecho doloso y por tanto no existe un responsable criminal de los hechos. Ello no significa que el hecho quede impune. Bien al contrario, el propio fiscal entiende que corresponde imponer una multa considerable a la sociedad explotadora del centro comercial por lo ocurrido.

En el caso de Nuevo Centro, no hay un único sujeto activo, no hay un único empresario al que pedir responsabilidades sobre las condiciones de seguridad e higiene en el trabajo de sus empleados. Nuevo Centro es una comunidad de propietarios con una estructura formada por una asamblea general integrada por todos los miembros de la comunidad y una comisión gestora integrada por ocho miembros, y además un administrador.

Los hechos ocurrieron en el pozo tres. La comunidad de propietarios firmó en 2000 con Muvale el servicio de evaluación de riesgos. Encargó a dos personas el mantenimiento y esas personas acompañaron en su día a la técnico de Muvale en la inspección que sirvió para informar de los riesgos. Esa inspección nada dijo del pozo número tres. Y la información aportada sobre cómo se trabajaba en esa zona fue contradictoria. Para el fiscal, la estructura de la comunidad de propietarios y de las responsabilidades delegadas hace imposible determinar una responsabilidad penal y pide que se sancione administrativamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 2007