Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere un joven arrollado por un tren que no oyó porque llevaba cascos

El tren Alaris que ayer cubría el servicio entre Madrid y Castellón permaneció 25 minutos parado en la estación de Benifaió (Valencia) porque arrolló a un joven de unos 17 años que no lo escuchó. Llevaba cascos. Murió en el acto. Al cierre de esta edición, la ambulancia todavía permanecía en el lugar de los hechos. Según los primeros datos facilitados por Renfe, el tren circulaba con normalidad cuando se vio sorprendido a la altura de la estación por la presencia de un joven en su trayectoria sin posibilidad de evitar la colisión. Aunque en un primer momento fueron avisados efectivos de bomberos del Consorcio, finalmente no llegaron a actuar porque el cuerpo del joven no quedó atrapado. La Guardia Civil se hizo cargo del asunto y la unidad médica movilizada certificó la muerte del joven. El accidente ocurrió a las 21.20. La madre del joven, de 46 años, estaba en la estación y presenció lo ocurrido. Tras el arrollamiento tuvo que ser atendida por los servicios sanitarios, según el CICU.

Renfe informó de que el convoy permaneció parado 25 minutos en la estación de Benifaió para reanudar la marcha una vez actuó la Guardia Civil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 2007