Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Victoria y Gloria, los rostros de las Fallas de 2008

Cirilo Amorós y Blanquerías se estrenan como comisiones con fallera mayor de Valencia

El nombre del producto es casi impronunciable pero el lema ha trascendido la marca: el poder del rosa. Más allá de asociarse con un supuesto potente quitamanchas, es el principio activo que acompaña a la fallera mayor de Valencia, a Gloria Martínez Amigo, aunque su traje de ayer fuera negro y perla. "Pero mis tías sí se han puesto de rosa", dijo. Gloria, de 23 años, es dependienta de la sección de corsetería y lencería de El Corte Inglés de Pintor Sorolla de Valencia. Familia, del Carmen, es de las fundadoras de la falla de Blanquerías, a la que pertenece, y vive en Benferri. El jurado le dio a ella el visto bueno por encima de títulos académicos y linajes que surcan la corte de honor. Y las flores, los regalos, representación de la Junta Central Fallera y del Ayuntamiento alternaron con una familia fallera militante pero sin pompa. "Aquí, el ayuntamiento no quiso venir hace tres días a comprobar cómo se habían inundado los bajos. Hoy sí vienen", afirmaba un vecino de la que ya es fallera mayor de Valencia de la edición 2008.

La mayor vende lencería en un gran almacén y la pequeña aspira a ser notaria

Gloria esperó la llamada de la alcaldesa cogida de una mano de su hermano Armando, de 13 años, y de su tío Alfonso, el fallero, fallero, que junto con su mujer Loles y Carmen Serrano -a la que Gloria llama con cariño tía putativa- han compartido con la joven la devoción fallera desde la infancia. "Cuando era pequeña, en cada ofrenda, cuando terminaba, a mí o a su tía Loles, nos decía que fuéramos a que la fallera mayor le firmara el llibret. Y los tiene todos guardados", explicó Carmen. El próximo año será ella quien los firme y sabe, de memoria, que le falta al menos uno, el de este año 2007, "en el que he sido fallera mayor de Blanquerías coincidiendo con el 25 aniversario". Gloria, hija de un ATS y una Administrativa de la Seguridad Social, sin ganas de marcharse de casa, abierta, "una líder", según sus tías,

Su pareja será Victoria Blázquez Cercos. Tiene 10 años, estudia en el CEU, quinto curso de primaria, falla Cirilo Amorós, hija de empleado de banca y dueña de una joyería en la calle del que fuera gobernador civil, residentes frente al museo Príncipe Felipe, y cuya aspiración es llegar a ser notaria. No enfermera, ni maestra. Notaria. Su hermano Juan Carlos, que estudia cuarto de la ESO, fue ayer el que se quedó en casa todo el día para asegurar el éxito de la intendencia: las flores, las provisiones.... Reconoce que su hermana es muy lista, muy estudiosa, una seguidora de High School Musical, sin manías, preparada para no ser elegida pero convencida de que podía ser ella. Hubo dudas porque la alcaldesa, cuando la llamó desde el Ayuntamiento primero se encontró con: "Le atiende el contestador Vodafone de...". En el segundo intento con: "Ha llamado al 96...·. En el tercer intento y sin preámbulo: "Estoy genial, perfectamente, estoy muy contenta, emocionadísima....". Rompió a llorar y dejó de parecer una grabación. Es la fallera mayor infantil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 2007