Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
El fin del 'boom' del ladrillo

Popular y Sabadell dicen que no han cortado el crédito a las inmobiliarias

Yo no he sido. Eso parecen decir los banqueros estos días, que salen así al paso de la petición del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que les reclamó que no corten el crédito a las inmobiliarias.

El nuevo consejero delegado del Banco Popular, José María Lucía, aseguró ayer que el banco

"no ha cerrado el grifo a los promotores" y está dispuesto "a seguir financiando al sector", pero sólo aquellas promociones que juzgue "prudentes y razonables".

No obstante, tampoco hay que pensar que el banco sea optimista sobre la situación. Según indicó Lucía, "el problema ahora es la desaceleración del sector inmobiliario" y explicó que la estrategia del Popular es seguir reduciendo negocio en esta área. De hecho, en 2003 el 63,8% del crecimiento del crédito se debía a las hipotecas, mientras que al cierre de septiembre de 2007 esta tasa sólo representaba el 38,3%.

Además, el consejero delegado dijo que del total del crédito hipotecario, el 10% está en préstamos a promotores, que suponen 8.000 millones. De esta cantidad, el 10% corresponde a financiación de suelo. La entidad negó que tuviera riesgos relevantes en la Operación Malaya, ni en Seseña. También dijo que la morosidad del Banco de Andalucía "es ligeramente superior a la del grupo", situada en el 0,77%. El Popular ganó 929 millones hasta septiembre, un 15% más.

Por otro lado, Jaime Guardiola, consejero delegado del Banco Sabadell, también negó que cortara el crédito a los promotores, que suponen el 8% del balance. "No hay sectores buenos y malos, sino empresas buenas y malas. Seguiremos apoyando a nuestros buenos clientes promotores, aunque con más prudencia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 2007