Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Quintana logra el acuerdo de los tres grupos para reclamar en las Cortes la gestión del tráfico

Los portavoces de los tres grupos políticos con representación en el Parlamento gallego dieron ayer el sí a la propuesta del vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, para que el Gobierno autónomo asuma la gestión del tráfico ahora en manos del Gobierno central.

En virtud del pacto alcanzado ayer las tres formaciones se comprometen a impulsar una proposición de ley en la Cámara autónoma para defender en el Congreso de los Diputados la aprobación de una ley orgánica que permita transferir la competencia del control de Tráfico en virtud del artículo 150.2 de la Constitución que prevé la amplicación del techo competencial de las Comunidades Autónomas. Este farragoso procedimiento legislativo hace improbable sin embargo que la reforma pueda ser tramitada en el actual período de sesiones antes de la disolución de las Cortes. Y esa circunstancia fue la que provocó que el acuerdo dejase distinto grado de satisfacción en las formaciones políticas. Desde su papel institucional, Anxo Quintana, se felicitó de que "por fin los tres partidos hayan mostrado su voluntad de lograr un mayor autogobierno" si bien reconoció que difícilmente será el actual Gobierno en Madrid el que resuelva la petición del Parlamento gallego. Una valoración que quiso matizar el portavoz del grupo socialista, Ismael Rego, quien después de dar su apoyo a la propuesta de Quintana, recordó que ésta "no tenía mucha operatividad práctica" algo "que conoce el vicepresidente".

Horas antes el propio Rego había calificado la iniciativa de "oportunista", un adjetivo que también deslizó el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, cuando los periodistas le preguntaron durante la tarde por el acuerdo de los portavoces parlamentarios. "No voy añadir más a lo que dijo el portavoz parlamentario, con el Congreso a punto de disolverse no será posible tramitarlo y en relación con la oportunidad de la medida hay un término parecido que no voy a emplear", advirtió Touriño.

Desde el PP, su portavoz parlamentario, Manuel Ruiz Rivas. aguardó que la iniciativa sea el principio de una "cooperación más inteligente" con el Gobierno de Madrid. El representante del BNG, Carlos Aymerich, incidió en la importancia del acuerdo e insistió en que si no se tramita durante esta legislatura "quedará como primer asunto para el futuro período de sesiones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 2007