Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La visión africana de Sebastião Salgado

30 años de su trabajo se muestran en Santiago

Medio centenar de instantáneas resumen las distintas perspectivas que el fotógrafo brasileño Sebastião Salgado ha captado con su cámara durante sus frecuentes viajes por el continente africano. Si hay una palabra que pueda resumir la filosofía que se desprende de sus imágenes es dignidad. "Esta idea siempre está presente en las fotografías que Salgado realiza en África pese a que la realidad que retrata es muy dura", explica el coordinador general del ciclo PhotoGalicia 2007, Luis Posada.

La exposición África , inaugurada ayer en la sede de la Fundación Caixa Galicia en Santiago, está dividida en tres bloques dedicados al África austral, la región de los Grandes Lagos y el África subsahariana y las temáticas más habituales son la visión de la naturaleza, las migraciones y las modalidades de trabajo que predominan en el continente. El trabajo de Salgado ya se ha podido ver en Galicia en otras ocasiones, pero en esta oportunidad la muestra llega con el aval de haber resultado elegida por el público de PhotoEspaña como la mejor del ciclo celebrado en Madrid hace unos meses.

La muestra aporta una luz distinta al pintor a través de 32 naturalezas muertas

"Deseo que cada persona que entra a una de mis exposiciones sea al salir una persona diferente". La frase del fotógrafo brasileño se convierte en realidad después de contemplar unas fotografías en las que no hay indicios de sensacionalismo pese a que los temas tratados podrían inducir a caer con facilidad en ese terreno. En cambio, Salgado opta por el camino más difícil y consigue acercarse a grandes cuestiones como el horror de la guerra y el hambre con mucho respeto hacia las víctimas de estas plagas pero, al mismo tiempo, es capaz de recordar al mundo la existencia de grandes problemas que casi nunca son destacados en los medios de comunicación.

La recolección del té en Ruanda, los nómadas del desierto del Sahara y la vida en los campos de refugiados tras los trágicos enfrentamientos entre hutus y tutsis son algunos de los escenarios que refleja la cámara de Salgado. El empleo del blanco y negro y de los grandes formatos realza aún más la belleza de los paisajes y la fuerza de los rostros que retrata el fotógrafo brasileño.

La mirada triste y resignada de los refugiados, la sensación de desamparo que transmiten un grupo de nómadas o la belleza de las dunas en el desierto de Namibia son algunos de los instantes irrepetibles que ha sabido captar Salgado, aunque cada visitante puede experimentar sensaciones diferentes y encontrar un buen motivo para hacerse preguntas sobre lo que sucede en el continente más olvidado del mundo.

El ciclo PhotoGalicia se compone de cinco exposiciones que permanecerán abiertas hasta principios del próximo año. Además de la dedicada a Salgado, ya se han inaugurado otras dos, la que expone trabajos de Alberto García Alix en Pontevedra y la de Silvia Plachy en Lugo. Mañana se abrirá en la sede central de la Fundación Caixa Galicia en A Coruña la muestra Despreocupado pero no indiferente, que repasa la trayectoria de uno de los fotógrafos más influyentes de la historia, el estadounidense Man Ray. Se desvelarán procesos creativos del artista como la utilización de material fotográfico como referencia para sus pinturas y obra gráfica. La última exposición del ciclo es la dedicada al fotógrafo Manuel Vázquez, que se inaugurará el próximo 8 de noviembre en el Centro Cultural de la Diputación de Ourense.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 2007