Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gallardón rechaza bajar el IBI en su primera reunión con el socialista David Lucas

Era la primera vez que se sentaban a hablar, aunque el alcalde asegura que ya se veían mucho en los pasillos. Pero como la cosa esta vez era formal, el portavoz del grupo municipal socialista, David Lucas, se llevó a la reunión una lista con 10 propuestas para Alberto Ruiz-Gallardón. Y no triunfaron demasiado. Concretamente, el alcalde rechazó de plano dos de ellas -las referentes a la rebaja del IBI y a la participación en las empresas mixtas- y dejó en el aire el resto.

El encuentro se desarrolló durante cerca de una hora en la Casa de la Villa. Asistieron el alcalde, el vicealcalde y portavoz del PP, Manuel Cobo, el portavoz socialista y la portavoz adjunta del PSOE, Ángeles Álvarez.

Lo que Gallardón rechazó fue la rebaja del IBI que pedía Lucas. Según el socialista, el Ayuntamiento debería reducir el tipo impositivo para equilibrar la subida del valor catastral. "Es perverso que el Ayuntamiento incremente anualmente el tipo impositivo parejo al incremento anual de los valores catastrales", criticó Lucas. Pero según el Consistorio, esa subida la ha realizado el Gobierno central y no tiene por qué compensarla. "Madrid tiene uno de los IBI más bajos de todas las capitales de provincia", señaló Manuel Cobo.

Juego limpio político

Lucas pidió al alcalde que la oposición esté presente en los consejos de administración de empresas públicas como la funeraria, Calle 30, Ifema y Mercamadrid. Y también se llevó a casa una negativa puesta. Según el Ayuntamiento, porque el 49% de la composición de esas empresas ya lo controlan otras administraciones, "y no tendría sentido que el equipo de gobierno pudiera estar en minoría en las empresas que gestiona".

La reunión se produjo, dijeron ambas partes, bajo un clima de cordialidad. Y en esa línea, Lucas le dijo a Gallardón que piensa hacer una oposición "contundente, pero constructiva" y que quiere poner en práctica el juego limpio político, refiriéndose a las declaraciones que hizo la concejal de Medio Ambiente, Ana Botella, cuando apuntó al Gobierno de la nación como responsable del último atentado de ETA. A este respecto, Cobo no creyó conveniente que la concejal rectificara sus declaraciones.

Respecto a la política de medio ambiente, Lucas pidió que el Ayuntamiento contribuya "de forma más enérgica" a la lucha contra el cambio climático y que, para ello, comience con una auditoría energética de sus edificios. También planteó, como un reto, que los autobuses de la EMT se impulsen con energías renovables en 2011.

El socialista solicitó 70 nuevas escuelas infantiles, el triple de becas de comedor y ayudas a los libros de texto, ya que considera que las que aporta la Comunidad son insuficientes. Finalmente, pidió que el alcalde no utilice al Ayuntamiento en sus "guerras partidistas" con la presidenta regional, Esperanza Aguirre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 2007