Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carod Rovira gana a Llamazares y Duran Lleida en el debate de TVE

A las 23.35 del martes pasado, María José Álvarez, una dependienta madrileña de 47 años, le preguntaba a Josep Lluís Carod Rovira, presidente de ERC, qué era para él España. En ese momento, una media de 5.291.000 espectadores (32,7% de cuota de pantalla) estaban pendientes en TVE-1 de Tengo una pregunta para usted. Ése fue el punto álgido, el minuto de oro del debate, que había comenzado a las 21.30, moderado por el periodista Lorenzo Milá. El programa, de casi dos horas de duración, reunió a una media de audiencia de más de cuatro millones de personas (4.105.000, 22,2% de cuota).

En esta tercera entrega, Carod Rovira estuvo acompañado por el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, y el secretario general de CiU, Duran Lleida. Los tres contestaron a cuestiones que les preocupan o le interesan a los ciudadanos, como la Ley de Memoria Histórica o la consulta soberanista de Ibarretxe. La intervención del representante de CiU fue seguida por 4.180.000 espectadores (21.4%) y la de Llamazares por cien mil personas menos (4.081.000), aunque logró más cuota de pantalla (22,8%). Estos datos mejoraron con el presidente de Ezquerra Republicana, cuyas respuestas tuvieron casi 4,5 millones de testigos (4.491.000, 25%).

Un total de 13.721.000 personas sintonizaron en algún momento TVE-1, y Tengo una pregunta para usted en Cataluña registró 710.000 seguidores (23,9%).

Los más inmediatos rivales de la cadena estatal no pudieron con los políticos. La nueva serie de Antena 3 El síndrome de Ulises acusó la competencia de TVE y cedió 1,6 puntos respecto a su estreno del pasado martes. Fue visto por casi tres millones (19,6%). Peor le fue a José Coronado en Tele 5. La ficción RIS científica interesó a 2.626.000 (14,5%).

Por otra parte, el portavoz del BNG, Francisco Rodríguez, solicitó ayer en el Congreso que otros partidos con representación parlamentaria puedan participar en Tengo una pregunta... A su juicio, en el caso de que la Corporación RTVE no invitara a más formaciones, ello supondría "una auténtica falta de respeto por el pluralismo político" y "una flagrante discriminación para las demás fuerzas políticas que no han acudido al programa", según informa EP.

Javier Pons, director de TVE, señaló ayer "el firme compromiso" por parte de la cadena pública de "seguir potenciando el formato, aunque con prudencia para no quemarlo". Asimismo se mostró "muy satisfecho" con los resultados de audiencia de Tengo una pregunta..., porque demuestra que el espacio "funciona".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 2007