Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Encarcelado el director de una escuela de Utrera por abusos a un niño de 10 años

Antonio C. D., el director de la escuela infantil La Arboleda Happy de Utrera (Sevilla), ingresó en prisión el pasado sábado por haber, supuestamente, abusado sexualmente de un niño de 10 años en dos ocasiones. Un niño al que le daba clases por las tardes. La Guardia Civil ha encontrado en su poder material fotográfico y documentación de Internet de carácter pornográfico. Los padres del centro, que sigue abierto, han iniciado una recogida de firmas porque confían en la inocencia del director.

"No sé lo que hacer. Ni vivo ni duermo. Estoy harta de que me digan que yo lo que quiero es dinero. Y sólo estoy defendiendo a mi hijo que es menor", contó ayer en la Cadena Ser Dolores Jiménez, la madre del menor. Ella denunció los hechos el lunes 8. La Guardia Civil detuvo a Antonio cuatro días después y el juez ordenó su ingreso en prisión con el apoyo de la Fiscalía.

El individuo tiene 50 años y lleva 30 con su negocio abierto en el barrio de la Fontanilla, donde los vecinos se muestran sorprendidos con la detención.

La Junta de Andalucía asegura que no tienen ninguna plaza concertada con este centro. Los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Utrera no han recibido ninguna queja por parte de ningún usuario.

Jiménez denunció los hechos porque le extrañó que el imputado le diera a su "niño" seis euros después de que ella se los negara. Al día siguiente, consiguió que el menor le narrara lo ocurrido: "Primero le pidió que buscara una cosa en un mapa y como no lo encontraba le dijo que iban a hacer un juego de risa. Se trataba de que se bajara los pantalones y los calzoncillos y se tocara para que él le hiciera fotos", narró la mujer.

El niño le confesó que no había sido la primera vez. Otro día, detalló la madre, le puso una película pornográfica en la misma guardería y después le rogó que le permitiera masturbarlo. Ante la negativa del niño, le ordenó que se fuera y lo amenazó si se lo contaba a su madre o a una hermana a la que también le daba clases el imputado. "Si les dices algo te vas a enterar", dijo Jiménez que le había espetado a su hijo.

"Mi niño está fatal. El martes llegó del colegio llorando porque un compañero le había dicho que le habían hecho una foto del culito", explicó Dolores, que no entiende que la critiquen "por denunciar" lo que le ha pasado a su hijo. "Estoy amargadita. No sé si quitarme la vida o seguir para adelante", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 2007