Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un experimento logra controlar los mecanismos de la vigilia

El sueño no llega cuando se tiene hambre, o estrés o necesidad de una dosis de droga. La razón es que unas neuronas especializadas del cerebro no dejan de dispararse, de forma excesiva en casos extremos, y mantienen la vigilia. Se suelen llamar neuronas de la alerta y ahora científicos de la Universidad de Stanford (EE UU), liderados por el español Luis de Lecea, han conseguido estimularlas directamente, en ratones, y comprobar que su actividad es suficiente para despertarlos.

"Hemos explicado el mecanismo detallado por el cual las neuronas facilitan la vigilia, lo que tiene grandes implicaciones en neurología, en la investigación de los trastornos del sueño", comentó ayer telefónicamente De Lecea, de 41 años. El método de estimulación cerebral es totalmente nuevo y prometedor por selectivo: el optocontrol genético. En los ratones se asocia genéticamente la neurona a un canal iónico sensible a la luz que tienen las algas azules. Al introducir luz de láser en el cerebro sólo se activan estas neuronas. El experimento se publica hoy en Nature.

Hace 10 años, este científico identificó la sustancia (la hipocretina) que producen estas neuronas y desde entonces se ha visto que responden a situaciones de alerta como el estrés y la recompensa cerebral, que subyace a cualquier adicción. "Hemos visto que despiertan, pero no mantienen la vigilia", explica el investigador. Y tampoco están implicadas en el mecanismo del sueño, muy complejo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 2007