Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa nombra cardenales a dos arzobispos españoles

Martínez Sistach y García-Gasco podrán participar en los cónclaves

Benedicto XVI anunció ayer el nombramiento de 23 nuevos cardenales, entre ellos tres españoles: los arzobispos de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, y Valencia, Agustín García-Gasco, y el jesuita Urbano Navarrete. De los nuevos purpurados, 18 tienen menos de 80 años y, por tanto, pueden participar, hasta superar esa edad, en el cónclave que eligirá al sucesor del actual Papa. Navarrete, con 87 años, carece de derecho de voto.

Los nombramientos elevan a 121 el número de cardenales electores, uno por encima del máximo de 120. Se tiende a sobrepasar el límite, dado que la mortalidad, por obvias razones de edad, está por encima de la media. Los cardenales españoles con derecho a voto, tras la ampliación de ayer, son Carlos Amigo, Antonio Cañizares, Julián Herranz, Antonio María Rouco, Lluís Martínez Sistach y Agustín García-Gasco.

Ninguno de los nombramientos resultó sorprendente. La púrpura de García-Gasco se daba por descontada, porque Benedicto XVI quedó muy satisfecho de su viaje a Valencia con ocasión de la Jornada Mundial de la Juventud. El arzobispo de Barcelona es considerado una persona intelectualmente próxima al Pontífice.

Buena parte de la nueva nómina sirve para resolver situaciones anómalas: el arzobispado de París suele comportar la púrpura y André Vingt-Trois no la tenía; lo mismo ocurría con Angelo Bagnasco, nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Italiana y arzobispo de Génova. En otros casos, como los de Leonardo Sandri (prefecto para la Congregación de las Iglesias Orientales) y Giovanni Lajolo (gobernador del Vaticano), se ha premiado a personas cercanas al anterior Papa.

García-Gasco manifestó, nada más conocer su designación, su "profunda gratitud al Pontífice por este reconocimiento a la que es la segunda diócesis más importante de España". Según fuentes del Arzobispado, el arzobispo de Valencia añadió que su nombramiento es también un gesto de gratitud del Papa a Valencia por la acogida que le tributó cuando vino al V Encuentro Mundial de las Familias, en julio de 2006. El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, fueron de los primeros en felicitar al nuevo cardenal. No en vano, García-Gasco, se ha caracterizado por su cercanía al PP. El nuevo cardenal nació en la localidad toledana de Corral de Almaguer el 12 de febrero de 1931. Recibió la ordenación sacerdotal el 26 de mayo de 1956 y fue nombrado arzobispo de Valencia el 24 de julio de 1992.

Lluís Martínez Sistachs nació en 1937 en Barcelona. Fue ordenado sacerdote en 1961; nombrado obispo de Tortosa en 1991 y en 1997, designado arzobispo de Tarragona; desde 2004 es arzobispo de Barcelona. Es doctor en Derecho Civil y Derecho Canónico y desde el año pasado es miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, máxima institución judicial de la Iglesia Católica. De talante dialogante, se le considera progresista en cuestiones sociales y un férreo conservador en temas de moral católica, como el sexo y la familia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 2007