Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El euríbor cae en junio por primera vez en medio año

Las hipotecas se encarecerán casi 800 euros anuales pese al descenso mensual

Por primera vez en medio año, junio dará un respiro a las familias que cargan con una hipoteca. El euríbor cerrará en torno al 2,143%, un porcentaje ligeramente inferior al del mes anterior. Se trata del primer descenso mensual del índice hipotecario desde diciembre del año pasado. Pero esta rebaja no va a dar muchas alegrías: ni se va a trasladar ahora a los bolsillos de los endeudados ni parece que lo vaya a hacer en los próximos meses. Aquellos a los que les toque actualizar su hipoteca con el dato de junio se encontrarán con una subida considerable: el euríbor se quedó hace un año por debajo del 1,3% y ahora supera el 2,1%.

Así, los que tengan una hipoteca media —150.000 euros a devolver en 25 años con un diferencial del 0,5%— pagarán a partir de ahora una cuota mensual de 684 euros, es decir, 64 más que con el dato de hace un año. El repunte de este mes saldrá a 766 euros anuales a aquellos que hayan pactado con su banco una revisión anual.

El euríbor está ahora en los niveles más altos desde principios de 2009 y todo apunta a que seguirá subiendo poco a poco. El empeoramiento de las perspectivas en Europa que ha traído el enésimo capítulo de la crisis griega ha provocado un efecto positivo involuntario: el BCE ya no se plantea subidas importes de los tipos, por lo que se aleja la posibilidad de que el euríbor se dispare. A esto ayuda el hecho de que la inflación haya tocado techo por la bajada de los precios del petróleo.

"Ahora ya no nos preocupa que el índice suba mucho, sino la forma en la que la economía va a encajar que las familias vayan a disponer de 50 o 60 euros menos por el encarecimiento de las hipotecas", explica David Cano, analista de AFI, cuyo servicio de estudios prevé que el euríbor termine el año en torno al 2,5%. "La duda es si la menor renta disponible va a perjudicar al ahorro o al consumo, que no está para aguantar sustos", concluye Cano.